Muses Photography

Andrea

Maria

Sara

Rocio

Irene

Ariadna

Nicole

Irene

Mireia Lestat

Vanessa Cherry

Cristina

Cristina

Alix

Julia

Emma

Lucía

Sara

Kerry

Carmen

Keket

Julia

Friendship

Sonia

Irene

Barcelona Streets

Timea

Human or Vampire?

Coral

Cecilie

Laura

Isa

Francheska

Ester

Andrea

Sara

Miriam

Sara

Ana

Toni H Carné 2019

Norway Vibes

We make too much things in our lives. One of this are the travels around the world. Our brain is a record machine. Your soul keeps all of that and then this needs to be expressed. My last trip was another unique experience. Me, a car and my Canon Reflex… nothing else. My head was on holidays… my body&soul only was a bowl who received the external things because then in my deepest self this needs to be process slowly to becomes finally to be converted in good vibes. Oxygen, mountains, clear water like a mirror, blue sky, warm day, cabin in the woods, cool people.
My eyes open wide and I’m totally possessed by the environment. I walk, no hurry. The car travels 3500 miles. My cam takes the exact moment, the special light, a movement… Norway is amazing! I come back renewed from my holidays.

Toni H Carné – May 2018

Painting «Jorney»

When the muses appear all is amazing. The inspiration embraces you and you are a pure possession and take the brushes and let it out. The flow under control, the expressionism with logic. Guided by the muses influence the painting comes out and the shapes become a reality. This color here and this color there… Fantastic. The abstraction is awesome. «Jorney» is a day by day trip. One of this days was used glue, other gouache, other metallic pigment. The compositon must be homogeneous, the balance of colors, the movement of bodys, the meaning of the moment. apparently the final ressult becomes a pure chaos of emotions but the reality is very different. This viscerality apparence becomes in the most deepest in a meditated history of soul and mind expression.

Toni H Carné – October – 2017

Milana May about «Milana May in Meditation» Painting

Milana May surprised seeing for the first time Toni H Carné ‘s Painting
«Milana May in Meditation»
Was a special night/moment – This means a lot to me – THKS
12 May 2016 – New York City

Painting «Milana May in Meditation» 2016

Let me tell you something about Milana May in Meditation:
Once upon a time Toni H Carné he saw one picture of Milana May and begins the odyssey of inspiration, creativity and finally both working together… the project and all the enviroment transforms in something special. This painting is something special!
Well i work in world of arts and design since 17 years and the painting is a therapy for me more than a simple work. Is passion and i wanna share mi work of passion. Is for that i wanna give you this painting. Sometimes i give paintings to my friends/muses. I wanna this painting in your home, in your studio or in your life. I wanna this painting out of my frontiers, all over the world. How Salvador Dalí bring Surrealism to NYC.
Well… mi main idea (what i would like) is when i arrive to new york you see the painting and then all the universe explodes.

Milana May in Meditation - Oil painting on Canvas 130x89 cmMilana May Web in reverbnation

El proceso de creación

El proceso de creación, gestación y plasmación de una obra pictórica es complejo. No es el caso fácil de tener una idea y al momento plasmarla en una hoja creando un boceto y con ello la futura pintura. En algunas obras importantes eso queda de lado. No es solo tener claro al momento, que trazos, formas y colores serán el detonante de la evolución a la pintura final. Una cosa es manchar la tela y otra bien distinta es darle vida, sentimiento y “algo más”. En los retratos vemos un claro ejemplo, si algo nos atrae de los grandes retratos de los grandes maestros; es su atmósfera por encima de una imagen, cara, sonrisa o mirada… La atmósfera es importante sin duda, se tiene que ir más allá. El arte es complejo. Cada uno interpreta a su manera lo que ve y por tanto es del todo imposible crear la obra por excelencia que abarque el mundo de las emociones, las formas y la magnitud de la grandeza. Si buscamos grandeza caemos en un error. Pintar con humildad, naturalidad y con destellos de ego. Es la empatía algo necesario para crear algo palpable y cercano. Sin empatía puede ser que no obtengamos los resultados deseados y pese a que pueda gustar o no, no es el caso. Todo va más allá y ahí está la magia del arte. La maravillosa efervescencia del ser humano. Muchos pintores se conforman con que el espectador siga creando la obra una vez “terminada” y otros, queremos que el mensaje sea claro y su simbología entre a la primera y eso exige un control total de todo el conjunto. Destacar el momento del artista creador, si se sumerge en un proyecto debe controlar sus emociones del momento y dejarse llevar por lo que otros piensan y sienten, meterse en la persona concreta y profundizar sin dejarse arrastrar del todo por uno mismo, desde un principio su obra no es suya pese a su sello personal. Ahí la llamada empatía. Cuando pintas un encargo debes tener claro que no es una creación propia sino la de otra persona. No puedes meterte en la mente de todo el mundo y mucho menos saber cómo se sentirá al percibir y concebir el resultado final, lo que se ve.

eeCuando se dice que «se espera la inspiración» para empezar una pintura es eso mismo: el momento preciso en que mente, cuerpo y alma, están preparados para afrontar el desafío de crear. Nada es fácil en esta vida y pintar un cuadro no es para nada, algo divertido. Se sufre cuando se concibe una obra, se siente demasiado y se puede pasar tan bien como mal al mismo tiempo. Saber cuándo parar y cuando seguir. Siempre pienso en el mundo del diseño gráfico como claro ejemplo valido para aplicar en la pintura. Aun ser diferentes, en el proceso de elaboración es prácticamente el mismo. Simplificar y transmitir. Por eso estudié diseño y bien me fue para aplicarlo a mis pinturas y fusionar todo en una misma cosa.
Vivimos tiempos de cambios, de hecho siempre estamos en cambio constante, el tiempo pasa y con ello crecemos y evolucionamos, avanzamos al mismo tiempo que cambiamos ideales, puntos de vista, nos acomodamos y nos amoldamos. Sacrificamos antiguas creencias, que muchas son puntos vitales de la existencia. Las aniquilamos y nos dejamos llevar más de lo necesario. El arte evoluciona pero siempre mantiene la esencia como tal. Pese a estar todo muy trillado, nos toca continuar con la herencia de artistas pasados, al menos intentarlo. Nos podemos permitir los pintores de seguir transmitiendo y seguir inmortalizando lo que otros han dejado para la historia y la eternidad artística colectiva. No llegaremos a la maestría y la magia de esas grandes pinturas, pero al menos nos esforzamos por hacer algo grande. Es pues el proceso de creación algo vital y decisivo. Si quieres mostrar tu obra al mundo debes ser parte de él. Abrir la mente y entregarte a los brazos de la musa inspiración.

Toni H Carné  – Noviembre de 2015

El público, el mejor crítico

Expo Barcelona 2005

Pornográfico, pervertido, traumatizado, tarado, pajillero, incluso machista… Está claro que los mejores críticos son el público; la gente que mira tu obra, que reflexiona y se deja llevar, soltando diversidad de opiniones, todas bien recibidas. ¡Qué enorme placer!
Que vean un culo en su máxima expresión. Elementos saliendo de una vagina, monstruos nacidos de cuerpos humanos, personas haciendo sus necesidades envueltas en una orgía de sexo desenfrenado y loco…
Llámenlo fijaciones, obsesiones o simple provocación directa; todo es aceptable. El pintar es como el cagar. Algo natural y, tarde o temprano, el cuerpo tiene que expulsar lo que ha digerido. Como la mente,siempre en su constante divagar, ese constante no parar… Si no sale, revienta la cabeza como una sandia.
En la E.G.B no podía evitar dibujar sexo esperpéntico y muertes grotestcas mientras el profesor nos daba su aburrida clase de castellano. En la escuela de Arte, con historia del arte, no podía evitar transportarme a la época, mientras mí querida y recordada Blanca, hablaba y hablaba sin parar… ¡Acción reacción!
Algunas de mis exposiciones han tenido momentos memorables, en cada una de ellas he podido observar las reacciones del público y se disfruta tanto con ello; sus miradas, sus gestos. Recuerdo una en concreto donde una persona, una chica que no conocía y que venía acompañada por su novio. Se acercó a mi mientras contemplaba uno de los cuadros y me hablaba referente a este (el de una mujer teniendo un orgasmo y con sus manos se toca la cara, envuelta en un juego de luces y sombras) según me contaba la muchacha; la obra le despertó sensaciones y recuerdos, se sentía identificada con esa chica, el momento y provocó tal estremecimiento en la ella, que parecía experimentar lo más cercano al orgasmo que tenía la del cuadro. Le encantó y yo, no pude sentirme más pleno y satisfecho (al mismo tiempo veía a su pareja, algo perplejo y algo perdido a unos metros de ella).
Maravillosa y sentida, la opinión positiva del público asistente. Gran momento! Como esa pintura mía, que transmitía y decía algo a los demás…
Recuerdo también otra exposición donde vino a verme mi amiga, mi amor, mi musa, acompañada por su pareja y en una conversación abierta y directa, comentó que se sentía la mujer más observada y morbosa de toda esa sala repleta de gente… Inolvidables todos esos momentos.
Estos hechos son los que te llenan, estas personas tan sinceras, las críticas son muy buenas y necesarias (positivas, en estos ejemplos). Buenas son las críticas voraces;nada de palabrería de esos “personajillos” que se dan de entendidos, cuando realmente solo se dejan llevar por su ego y delirios de grandeza… Señoras y señores ¡EL PÚBLICO! Si quieres que tu obra sea machacada, expón e invita a todo el que puedas. Tu creación debe ser considerada, insultada, destruida, endiosada, machacada… debe ser bien criticada, tanto en lo bueno como en lo malo y el público «is the best of…»

Dalí dijo “Quien quiere interesar tiene que provocar”. El vivió de este lema casi toda su vida, la publicidad y el marketing a la orden del día. Yo me quedo con el Dalí joven, el Dalí no famoso. El puro y Visceral, de cuando despertó su arte verdadero. Con esas imágenes viscerales y ese surrealismo libre de añadidos y fuera de convencionalismos e inventos.
Toda mi vida he pintado como terapia. Toda mi vida he plasmado sin pensar en el “que dirán”. Perdí la vergüenza al nacer cuando vine al mundo completamente desnudo y el desnudo, forma parte de mi vida. Pintar desnudos es algo intrínseco en mi personalidad. Me gusta la expresión más subconsciente y es por ello que al perder muchas veces “el control sobre tu creación” eso; la convierte en especial y en carne de cañón para el puritanismo y el acomodamiento del pensamiento de esta sociedad. Esto conlleva que te cuelguen etiquetas, que des mala impresión o que algún sector concreto se sienta atacado o muchos por su sensibilidad exagerada, dolid@s con reacciones equivocadas hacia tu obra. ¿Por que no conocer un poco lo que ves e incluso a quien pinta lo que ves? Con el paso del tiempo esos pensamientos inculcados no parecen pulirse, mejorarse o simplemente eliminarse (para así estar mucho mejor). Seguimos estancados y a muchos artistas no toca lidiar con ello y; que remedio… No pasa nada el pintor visceral se crece ante lo que hay en el mundo! En mi caso no puedo sentirme más motivado, si algo tengo que reconocer y estoy orgulloso es que me ha tocado plasmar la realidad y con ello provocar de un modo visceral no premeditado. Crear reacciones. ¿Que mejor entonces?

Adoro el cuerpo femenino, soy un apasionado de las formas. Me gustan las mujeres. Tengo una parte femenina muy marcada en mi interior. Las pasones desatadas (muchas veces pienso que soy más del Romanticismo que del Surrealismo ).
Me han criado tres adorable damas: mi madre y mis dos hermanas. Me he rodeado siempre de mujeres. La mujer lo es todo. El hombre sin ella es insignificante ante el universo de la humanidad. Somos fuertes con ellas, débiles sin ellas. Ellas; las musas, dan la vida, la luz, la inspiración y motivación. Máximo respeto.
Mis pinturas son pura naturaleza. Esta no siempre es maravillosa, muchas veces es cruda y nos deja algo atónitos y sorprendidos. Por tanto por que debería cambiar mi naturaleza interior a la hora de pintar? Cambiar mi estilo para vender o seguir pintando de forma natural? Lo tengo claro, damas y caballeros. Me gustan las críticas cuando muestro mi obra al público. No quiero silencios, quiero me machaquen con palabrería y diversidad de puntos de vista. Llevo 23 años oyendo de todo y en estos, creciendo personal y artísticamente. No he cambiado un ápice mi obra (solo esta ha hecho un cambio notable en los tonos pasando de oscuros y fríos a luminosos con una paleta de color alegre) su temática sigue más viva e intensa que nunca y hoy por hoy veo venir que empieza una nueva época de plasmación más visceral, bizarra y pura como nunca antes. Parece que vuelve la crudeza y espontaneidad de mis años de adolescencia. ¿Preparados?

Toni H Carné – Septiembre 2015